Patrimonio Industrial

Patrimonio Industrial – El Volcán – Cajón del Maipo.

“El reflejo de un pueblo en préstamo y olvidado

Sus minas de cobre ya eran mencionadas en la Colonia , destacando también su cercanía a los yacimientos de yeso del volcán San José. Pero su lejanía y los costos de su explotación no animaron a los inversionistas.El mejor precio del cobre permitió que una compañía minera estableciera un campamento en El Volcán en 1884, comenzando después la instalación en el lugar de una planta procesadora de yeso.

Estas actividades lograron su mejor desarrollo en el pueblo de El Volcán entre 1914 y 1958, a lo cual contribuyó de manera importante la construcción de una vía férrea para el transporte del mineral y los pobladores.En esos años el campamento minero llego a tener mas de 1000 personas, entre mineros, empleados y sus familias.Además se construyeron casas, una escuela,un cine, un hotel, una quinta de recreo y una cancha de fútbol , entre otras instalaciones.

La primera empresa minera que opera en el lugar fue la Compañía Minera del Maipo, la cual funcionó entre 1884 y 1924. Después otras dos compañías mineras continuaron operando en el lugar :la Compañía Minera el Volcán y la Mina Merceditas.

La existencia de abundantes mantos de yeso en los faldeos del Volcán San José llevó a la fundación de una nueva compañía.El yeso se trasladaba desde Lo Valdés hasta el Volcán en andariveles, donde estaba su planta de procesamiento.

Lamentablemente el 4 de septiembre de 1958 el terremoto de Las Melosas, provoco daños severos en las instalaciones de las Compañías, cambiando de lugar a Puente Alto, agregando también a los crudos inviernos del Cajón del Maipo. Estas situaciones fueron el éxodo de la población por falta de trabajo y la decadencia del pueblo

Fotografías: Grandes Arquitectos en Chile
Fuente : Libro Patrimonio del Cajón del Maipo
Ubicación: Localidad “El Volcán” / Cajón del Maipo / Chile


 

PATRIMONIO INDUSTRIAL – sewell – vi rEGIÓn

En sus inicios, conocido como El Molino, no fue más que un pequeño campamento ubicado en la ladera más próxima a la mina y contaba con una planta hidroeléctrica, andariveles para transportar cobre y una fundición.

Sin embargo, a partir de 1915, cuando recibió el nombre de Sewell en honor a Barton Sewell socio de Braden, comenzó a crecer en infraestructura y arquitectura, tomando características propias de una ciudad, lo que se vio más fortalecido aún, con la construcción del ferrocarril que la unía con Rancagua en cinco horas de viaje y el aumento de demanda de cobre desde el extranjero a causa de la Primera Guerra Mundial.

Así, junto con el aumento de las instalaciones industriales, se construyeron más de cien edificios multicolores que alojaban a los mineros que vivían en camarotes para solteros y otros para casados y a los técnicos estadounidenses y sus familias, que se ubicaban en los chalets del “Barrio Americano”. Durante este período se inauguró el Hospital, que sería durante mucho tiempo el más moderno de Sudamérica, la Compañía de Bomberos, el gimnasio Palacio de los Deportes, los clubes sociales, el cine que transmitía películas incluso antes que en Santiago, tres escuelas industriales, una Iglesia Católica, la primera brigada de Boy Scouts del país, una cancha de bowling y una piscina temperada.

Dadas sus características geográficas y humanas, Sewell se conformó como una ciudad sumamente particular para la época. Tanto la educación, la salud y la vivienda eran gratuitas y la población estaba fuertemente segregada entre norteamericanos y chilenos, y casados y solteros. Su población aislada, vivía con normas dadas por el Departamento de Bienestar Social que velaba por el orden general e imponía la ley seca. Esta armonía sólo era interrumpida por los conflictos y accidentes laborales, como fue el caso de “La muerte negra” en 1945, conocida como la tragedia más grave de la historia de la minería chilena. En ella, murieron más de 355 trabajadores asfixiados debido a las emanaciones de monóxido de carbono del incendio de una fragua situada en uno de los portales de acceso a la mina.

En 1998, el campamento minero Sewell fue declarado monumento nacional y en julio del año 2006, fue declarado por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad, destacándose por ser un ejemplo de las ciudades industriales de principios del siglo XX.

  • Fotografías : Grandes Arquitectos en Chile
  • Fuente:Memoria Chilena

 


PATRIMONIO INDUSTRIAL – el mineral de naltagua – rm

En agosto del año 1909, se concluirán las instalaciones del establecimiento minero de Naltagua el cual cambió su artesanal explotación por un moderno sistema, gracias a capitales franceses.

Se  invirtieron millones de francos en su equipamiento, incluido un andarivel de seis kilómetros de longitud, que cruzaba de La Puntilla de San Antonio a la estación de El Monte.  Atravesando dos ríos, el Maipo y el Apoco, en un trayecto perfecto a tal punto, que el funcionamiento del mineral no se interrumpió ni en las peores condiciones climáticas, aún con ambos ríos desbordados.

La veta mineral se haya en distintos lugares del cordón montañoso Naltaguino.  La más próxima a la Isla era la situada  en la Quebrada de Las Carretas, la antigua quebrada del “Agua Santa”; La más lejana, El Durazno, deslindando con El Alto del Carmen; la más alta, San Ramón, en la cumbre del Yerba Buena; y la más productiva, era La Higuera.  Inagotable veta cuprífera que mientras  El Establecimiento funcionó, aportó sin cesar su cuota cuprífera a la vecina fundición, por encontrarse donde hoy está El Escorial. Muchos otros piques resultaron improductivos, entre ellos el de Las Guías que dio en agua, cosa previsible si advertimos que allí existía una vertiente, de la cual se extraía el vital elemento para las necesidades del campamento con características de una pequeña ciudad.


El establecimiento minero de Naltagua, después de El Teniente, era el más importante de la zona central del país.  Su influencia se sentía desde Paine a Melipilla, entonando la economía de toda la zona.
La red ferroviaria del mineral funcionaba en dos niveles.  El primero y más alto; podía transitar desde la mina La Carpa, en El Rosario; a su similar de San Ramón, en San Antonio de Naltagua; pasando por un túnel de más de cien metros.  El segundo nivel, iba desde El Buitre hasta la Fundición, prolongándose a la vez hasta  El Andarivel. El pique   El Buitre era el punto en el cual se recibían de la red s0uperior, los carros cargados de material, por medio sistema de piolas dispuesto en tal forma, que permitía subir los carros vacíos y bajar los cargados, en una interminable sucesión.  Ese vital punto, por unir todas las líneas  del tren minero, se llamaba “Trinidad”.

  • Fuente: Talagante mi Pueblo
  • Fotografías: Grandes Arquitectos en Chile

 

Anuncios